jueves, 22 de septiembre de 2011

...gaulino...


Hay una historia que me une a esta silla, de ahí el valor que adquieren los objetos, nos recuerdan a algo o a alguien, nos acompañan toda una vida o se pierden en el olvido.

No es el caso de Gaulino, silla que descubri en una casa en la que pasé gran parte de mi vida,

Fue un día en que las prendas de vestir que solían cubrirla habían caido al suelo o quizá una tarde en que mi mano llegó a su asiento de cuero, no lo sé, el caso es que hubo un momento en que me di cuenta que estaba ante un objeto muy especial...

Fue como descubrir que una persona por la cual no te has interesado nunca empieza a volverse cada vez más y más interesante.

 Empecé a investigar pero no obtuve resultados...

Años más tarde empecé a estudiar interiorismo y una mañana surgió ante mi en una proyección


Era la silla GAULINO de OSCAR TUSQUETS



Gaulino, 1987


Producción: Bd Barcelona Design
www.bdbarcelona.com



Selección Premio Diseño Industrial 1989
(Consejo de Cámaras de Cataluña)
Selección Iberdiseño 1990
Selección Adi-Fad 1990



Premio al mejor diseño de la muestra Maison et Objets, Paris, 2011
"Qué fantástico es diseñar en madera tras haberlo hecho tantas veces con tubos o perfiles metálicos. Puedes variar los gruesos y dar a cada sección justo el material que precisa por estática, por estética. Dejar aparente la bella textura del roble, lo que hace a cada ejemplar diferente a los demás, diversidad que se acentúa con las irregularidades y pliegues de la piel, su asiento.
    La silla fue concretándose en una forma que recordaba a Antoni Gaudí y al diseñador italiano de los 50, Carlo Mollino. Por ello, y antes de que nos lo hiciesen notar, decidimos llamarla Gaulino."

    OTB




Ahora la firma BD ha lanzado la reedición mejorada!

"Diseñada en 1987, fue seleccionada en el Premio de Diseño Industrial y el Adi-Fad de 1989 y en el Iberdiseño de 1990. Desde entonces ha figurado siempre en las retrospectivas del Diseño Español, tanto en exposiciones como en publicaciones, y se ha convertido en un referente del diseño del siglo veinte en nuestro país. En esta obra, algún crítico ha detectado mi admiración por Salvador Dalí pero, cuando la vi acabada, me pareció que las influencias evidentes provenían de Antoni Gaudí y de Carlo Mollino: por esto la silla se llamó Gaulino. Aunque su apariencia es totalmente artesanal, la Gaulino fue mi primer proyecto realmente industrial en madera; allí me di cuenta de lo que las maquinas podían llegar a hacer. Aprendí y me divertí mucho y lo considero uno de mis mejores trabajos"

Oscar Tusquets Blanca
Septiembre 2010





5 comentarios:

Tula Malcriada dijo...

Adoro esta silla. En realidad, mi pieza fetiche en decoración son las sillas, y tengo decenas de sillas favoritas, jaja!!!
Tu blog también está genial. Me quedaré por aquí.
Un beso!
Tula

Anónimo dijo...

joer, la silla es preciosa! me ha gustado un montón toda la historia!
Eso sí, una de las fotos es un tanto bizarra!

Hirondelle dijo...

Bueno... es otro de los encantos de la silla, pero la verdad que la imagen es poco decorosa, ajajaja

bubbles on my planet dijo...

Esta silla tiene una forma preciosa, es muy interesante leer su historia!
En cuanto a tiendas de muebles de 2ª mano en Sevilla, por el centro hay unas cuantas tiendas de antigüedades. ¿buscas muebles antiguos?
Bss

tránsito inicial dijo...

A veces ocurre ,estamos tan acostumbrados a ver objetos cotidianos en casa que los miramos sin ver, me a gustado la historia y la silla .